Google Ping
Yahoo bot last visit powered by MyPagerank.Net z35W7z4v9z8w

*

en la historia de niños la imaginación es una realidad

sábado, 1 de abril de 2017

Fue hace una semana

aproximadamente cuando mi mujer o mi esposa como prefiera el lector llamarla, me pellizcó en forma muy agresiva, (hasta el día de hoy no puedo mover el brazo) por una parte esta bien, ya que como no se comer con la mano izquierda estoy adelgazando.

La historia no tiene nada de raro, pero siempre hay que poner los puntos sobre las ies, el agua en el vaso y el pisco en la garganta.

Todo empezó cuando mi esposa me pidió que la acompañara al Centro Comercial, yo como ejemplar y buen esposo accedí a su pedido, con este calor y el modernismo en la vestimenta, habían unas hijas de Eva realmente impresionantes, yo como caballo viejo, de lento caminar, pero con muy buena vista, veía a las potranquitas, a las potrancas jóvenes y a las yeguas caminar.



De improviso mis ojos se posaron sobre una chica joven con un faldita súper enana, unos zapatos de tacones altísimos y un polito minúsculo, como buen observador de la naturaleza, me quedé embobado mirándola, cuando para sorpresa mía le vi el calzón y muchas cosas mas, ya que la joven buena moza, en el suelo con las patas arriba fue a dar, daba de gritos, llantos y pelos revueltos, yo todo un galán dispuesto a ayudar a la prójima, me acerqué a ella y al ver su tobillo todo hinchado, le saqué el zapato y procedí a darle los primeros auxilios, al frotarle el tobillo se veía mucho más, fue allí cuando mi esposa se puso brava y me dió un estate quieto, ¡viejo mañoso ¡ me dijo.


Como puede verse, en ningún momento del incidente tengo la actitud de culpable, pero la sanción fue humillante para cualquier varón. Los hombres hemos nacidos con el estigma de culpables, no importa si haces algo o no lo haces, basta que seas hombres para ser culpables y ellas, las mujeres, no se dan cuenta que somos inocentes, tiernos, cariñosos, bondadosos y son ellas, las mujeres, las que nos hacen caer en el pecado.



A mi familia he presentado reclamo ante este incidente, pero teniendo una mujer, tres hijas, una nieta y una suegra ustedes creen que pude tener posibilidad de perdón?



Y qué…si no eres culpable, lo pareces



No hay comentarios.:

Publicar un comentario