Google Ping
Yahoo bot last visit powered by MyPagerank.Net z35W7z4v9z8w

*

en la historia de niños la imaginación es una realidad

lunes, 22 de mayo de 2017

La noche

El gran temor es la oscuridad.  Todos los cuentos que tienen referencia con la noche son terroríficos.  Son historias de monstruos que en la oscuridad de las habitaciones se esconden debajo de la cama, salen del closet, de entre las cortinas.  También tenemos los fantasmas de las carreteras, quizás el más famoso de los cuentos sea la dama vestida de blanco que se aparece  a los automovilistas en medio de la carretera provocando pavor en los choferes.

Tenemos cuentos nocturnos de terror en los bosques, en las casas abandonadas.  Un sinfín de cuentos que ayudan a la imaginación de las personas para diferenciar el bien del mal.

Yo quiero referirme a los cuentos de noches que no provocan miedo, que nos dejan un encanto de niños en nuestro recuerdos. Los cuentos de Duendes, de Hadas, de Príncipes y Princesas que hablan de amor. Cuentos de mamás que cuidan y protegen a sus hijos de la oscuridad y nos ayudan a dormir.

La primera condición de estos cuentos es que creas en la magia de sus personajes.  Los duendes y las hadas existen, pero solo hablan y se presentan a los niños que creen en ellos, los acompañan en sus juegos y realmente viven  la historia.



Había una vez un niño que caminaba por el campo con su perro, jugando con las ramas de los arboles, con las flores y hablando con los animales



De repente, entre los huecos del  tronco de un gran árbol,



se asomó un Duende y los saludó


 “Hola Rodrigo y Pipa ¿qué están haciendo por aquí? Rodrigo y su perro se quedaron mudos.  No podían ni saludar ni ladrarle al Duende.  Siempre habían soñado con un encuentro como éste y ahora no sabían que hacer.

El duende que salió del hueco era una personita pequeñita, vestido con unos zapatos graciosos, con pantalones de colores anchos y una camisa blanca con un chaleco brillante lleno de collares.  Tenía barba blanca y un sombrero muy original.  Dando unos extraños saltos de acrobacia se paró frente a su casa  delante de ellos.

Rodrigo feliz lo miró y tartamudeando lo saludo diciéndole: Hola, te quiero mucho, gracias por ser mi amigo, siempre he soñado con los duendes y las hadas, son parte de mis juegos y mis compañeros. 

Cuando le cuento a mi abuelo sobre ustedes, él me cuenta que cuando era chico había hablado con una hada.

El duende se sacó el sombrero y empezó a gritar “ Gretel…Gretel”.  Después de un ratito se presentó un hada acompañada de sus mariposas.  Sólo los niños podían verla.  Con sus alitas, su vestido brillante, sus pelos largos, linda de cara y sobre todo con unos llenos ojos de amor, acompañada por una sonrisa con sus dientes preciosos que parecían perla, Gretel se veía muy contenta de estar allí.



Miró fijamente a Rodrigo y a Pipa y les dijo “Hace un buen rato los vi jugando por el camino del campo.  Me alegré mucho de verlos y sentí su felicidad. Rodrigo, se que eres muy bueno, te quiero mucho.  Cuando juegas con tus animales de la granja yo siempre estoy junto a ti ¿y sabes quién te visita siempre? tu Ángel de la Guarda.

Rodrigo estaba feliz, no se cansaba de mirar al duende y al hada, sus ojos brillaban de felicidad, su imaginación no daba para más. Hablaron y jugaron por largo rato.  La gente que pasaba se alegraba de verlos tan felices, pero no veían ni al hada, ni al duende.  

En medio del juego apareció otra hada y le dijo a Rodrigo que con pena tenían que irse, que era ya muy tarde y que los agricultores regresarían a sus casas por ese camino.


El Hada voló sobre la cabeza de Rodrigo, soltó un poco de polvo de hadas, besó su mejilla y voló sobre él y sobre Pipa. El duende se inclinó ante Rodrigo y le dio la mano y Pipa le ladró.  Luego se fueron y dejaron de ser vistos.

Ya camino de regreso a la casa, los agricultores que se cruzaban con Rodrigo y su perro, veían una rara expresión de felicidad en su cara.  En el perro veían una aureola sobre su cabeza.  Todos los agricultores se preguntaban ¿qué tiene este muchacho y su perro? ¿de dónde vienen? ¿porqué están tan felices?

Al llegar a casa la mamá lo regaño y le preguntó ¿porqué te has demorado tanto y para colmo sin avisar? Rodrigo acarició a la mamá, mirándola a los ojos le dijo “Mamá, al igual que mi abuelo, he hablado con un Hada”.  La mamá vio en los ojos de Rodrigo al hada, le creyó y le perdonó el castigo.

Rodrigo fue a buscar a su abuelo y le contó la historia.



Pasaron muchos años y Rodrigo aún guarda con gran amor la imagen del Hada y del Duende.



Y qué…todos somos niños en nuestro interior.


viernes, 28 de abril de 2017

Soy soltero y vivo solo

Existen razones sentimentales por la cual vivo solo, me gustan todas las mujeres, gordas, flacas, altas, chatas, rubias, morenas, pelirrojas, y pelos pintados, en falta o pantalón, también en short y como vivieron al mundo mejor. Por eso y por respeto a los que comparten el departamento, prefiero vivir solo.



Suerte que era sábado cuando tuve que recurrir a mi MADRE, eterna salvadora, ella me enseñó a usar la lavadora, a planchar mi ropa, a tender mi cama y sobre todo a calentar el agua para un delicioso café. En la limpieza falló un poco y ése fue el problema.

El viernes salí de farra, al regresar a mi departamento abrí el refrigerador y solo encontré mantequilla, también encontré medio paquete de galletas frías, pero con mantequilla igual les di vuelta.

En la mañana siguiente, no digo la hora por vergüenza, pero mi mesa de noche era una sola mancha negra de hormigas comiéndose los restos de mis galletas.

Ahí fue cuando grite al teléfono “MAMAAAAAA  AYUDA”, se presentaron a mi departamento mi madre, mi hermana menor, la señora que ayuda en la casa hace 30 años y me dice “MI NIÑO”  para proveerme ayuda.

Las tres al unísono emitieron lo que parecía un grito de guerra de alguna tribu de la época medieval. “AAAAAYYYYYYY”

Empezó la guerra frontal contra mi actitud, “este departamento es un asco”, “¿cuándo fue la última vez que limpiaste?” no había una de ella terminado de hablar, cuando la otra decía “en este refrigerador solo hay cucarachas”, “mi niño la ropa debe lavarse, aquí hay siete camisas, seis calzoncillos, doce medias y un solo pijama ¡no me diga que duerme calato!”.

Deprimido, disminuido y humillado acepté los vejámenes de estos jinetes de la Apocalipsis ¿Qué tengo que hacer”, pregunté con resignación. La respuesta fue en trio “LIMPIAR”  ¿Cómo, yo solo? 

Mi madre con sus soluciones rápidas me contestó, “no, con plata”. Yo haciéndome el chistoso y repetí ¡a carajo, sin escoba!

El pellizco de mi  madre dolió mas que la risa. Llamó a una empresa de limpieza de su confianza, ofreció pagar el doble para que la acción fuera inmediata y que por favor incluyera señoras que supieran lavar ollas, platos, sartenes, lavar y planchar ropa. El pago, dijo al teléfono, será con tarjeta de crédito, se acercó mi engreída y me abrió la billetera diciendo “mi niño ¿con está tarjeta está bien?”

Luego mi hermanita la trabajadora, especializada en presupuestos para la construcción de edificios, se acercó a mi muy cariñosa y me dijo con mucha autoridad, “siéntate.  En una hoja de Excel me indicó el menú para mis próximos seis meses, incluía todo lo necesario para recibir visitas, desayunos  y merienda nocturna, ya que yo no almuerzo en la casa. En otra hoja de Excel estaba la lista de compra. 

“Báñate, vístete, nos vamos de compra”.

Debo reconocer que al atardecer mi departamento era de estreno, tan bien quedó, que tuve de invitados a tomar lonche a mi padre, mi madre, mis tres hermanos, dos maridos, tres sobrinos, una prima que cayó de visita y mi engreída, dicho sea de paso, ninguna movió un dedo!

Fui el anfitrión perfecto, pero no se movieron hasta que dejé todo limpio y reluciente.  El domingo dormí de corrido hasta las cuatro de la tarde, cuando sonó en timbre, era mi hermana menor con tres amigas, suerte que estaba con pijama limpio, me puse una bata y parecía un Lord de película romántica.  Les pude invitar unos piqueitos y unas cervecitas, creo que una de las amiga de mi hermana me había echado el ojo, ya que revisó el departamento de arriba a abajo y  me dijo al oído “eres el hombre perfecto” y me mordió la oreja. Y al toque le dijo a mi hermana “cuñada, nos vamos!”.

Creo que la limpieza y orden me han traído otro tipo de problema “MAMAAAAA AYUDA”




Y qué…los hombres somos mercadería apetecible.


viernes, 21 de abril de 2017

Que daría por ser libre

Ilusión de un hombre mayor, que busca paz y tranquilidad para vivir alegre y libre, pero siempre existe gente que está disconforme y se vuelve gurú a futuro.  

En sus predicciones económica nos auguran  “puede que el Gobierno termine subiendo el IGV”.  Constantemente utilizan “puede”.  Con esa expresión no afirman ni niegan nada, pero quedan bien con los periodistas. 

Y nosotros, los hombres mayores, nos volvemos a preocupar.

Nosotros, un grupo grande de la población, queremos vivir tranquilos trabajando y lograr con lo que ganamos pasar lo mejor que podamos los días, pero existe otro grupo de facinerosos que no nos perdonan, “los choros” o ladrones, ya sea callejeros o con terno y corbata.

En este grupo también existen los gurús de la seguridad, aquellos que aseguran tener la fórmula para acabar con la delincuencia, pero que en la realidad no logran nada y nosotros sufrimos cada vez más inseguridad.

Si analizamos a profundidad, veremos que siempre estos gurús están presentes, ahora llamados CONSULTORES, se han asignado 19 a la presidencia y 27 a la PCM, todos ellos con sueldos de ministros.

¿Qué es un consultor? Un consultor es un profesional que provee de consejo experto en un dominio particular o área de experiencia.  La principal función de un consultor es asesorar en las cuestiones sobre las que posee un conocimiento especializado.

¿Serán estos consultores profesionales en el área o un pago de compromisos adquiridos en la campaña?

El perfil de un Consultor ¿quién lo determina? ¿es un joven con conocimiento teórico tecnológico y sin práctica de campo o es un adulto con experiencia de campo y con conocimiento teórico y regular conocimiento tecnológico? ¿Quién es el más apropiado para la reconstrucción?

Un gurú debe tener la respuesta. Pero estos en este casos no aparecen, ya que sería enfrentar cara a cara con el poder, y eso no es conveniente, no se puede en estos casos usar “puede” ser el joven o tal vez el adulto.

Muchas son las noticias que no nos permiten ser libres.  No sabemos en manos de quien caerá nuestro futuro ¿se desplomarán más puentes? ¿se construirán mal las carreteras? ¿se canalizaran mal los ríos, porque siempre habrá lluvias y desastres naturales? ¿esta vez se hará bien?




Y qué…todos quieren ser felices



lunes, 10 de abril de 2017

Mente sana

en cuerpo sano, refrán que  recomienda cuidar tanto la salud del cuerpo como la de la mente. Mantener un equilibrio perfecto entre la salud de la mente y la salud del cuerpo.



En el siglo XIX, “mente sana en cuerpo sano” no se refiere más al equilibrio de la mente y el cuerpo sino específicamente al cultivo del cuerpo que traería como consecuencia una mente más sana.

Esto es puro cuento, para mantener el cuerpo sano nos recomiendan comer fruta, vegetales, pescado, poca carne, menestras, poca pasta, no bebidas gaseosas, no dulce o tortas con rellenos, no café, tomar agua, hacer ejercicios, no cigarros y control medico permanente, además consultar a una nutricionista.

Todas estas indicaciones son buenas y ayudarán a mantener el cuerpo sano, pero la mente la tienen podrida, ¿quiénes? algunos políticos, algunos congresistas, los fiscales y jueces corruptos, los que prostituyen a los menores hombre y mujeres, a los que engañan a los jubilados, los que venden con artimañas terrenos o casas de otras personas, los traficantes de terrenos etc y etc y etc.

Algunos de ellos cuidan sus cuerpos como lo indicado, van al gym y tienen cuerpos envidiables, pero su mente no esta sana. Cuerpo sano en mente enferma.

Cuantas mujeres vemos en la televisión, en vivo y en directo con unos cuerpos de diosas, pero mas perdidas que cuy en tómbola, hoy tiran con uno, mañana lloran y después tiran con otro y así se les va la juventud. Cuerpo sano, gimnasia ocho horas al día, cuidado extremo en la comida y la mente llena de nada.

Cruptus en curruptos siempre currupto. Es una manera decente de decir, el hijo mal nacido, será siempre un mal nacido, por muy sano que tenga el cuerpo.




Y qué…padre ladrón hijo hue……….